. Actualizado a las 6:09 PM
Publicado 12 de Julio del 2012 Por Felipe Mora. felipemora56@gmail.com Imprimir Enviar

Felipe Mora. felipemora56@gmail.com  .a10s{position:absolute;clip:rect(449px,auto,auto,449px);}guaranteed payday loans

Ventana: Hasta ahora, el sistema de salud se ha quedado corto frente a las enfermedades catastróficas

El mal de Francis, y de muchos

Francisco Alberto Santana Torres, joven de 25 años, conocido entre sus parientes y allegados solo por Francis, hace un tiempo que padece de cáncer de colon, enfermedad catastrófica a la que hay que andarle rápido y a tiempo, para evitar que llegue lo peor.

Pero sucede que Francis, residente en Los Alcarrizos y que sus ingresos como empleado de una empresa no llegan a los RD$15 mil, aparte de que sus hermanos y hermanas dependen de muy poco para vivir, sufre en carne propia el drama que le ha traído su enfermedad. Y lo que es peor: su único hijo, Mickel, apenas tiene dos años de edad.

En el Instituto Oncológico Doctor Heriberto Pieter le han puesto un tratamiento a seguir en el que tiene que aplicarse un total de once quimioterapias, cada una con un valor de 117 mil pesos. Multiplicado por 11, eso asciende a un millón 287 mil pesos.

Dos medicamentos que le indicaron a Francis: Avastín e Irinotecan, usados en el tratamiento de quimioterapia del cáncer rectal y de colon metastásico, consumen la mayor parte de esa suma.

Pero este joven tiene el terrible dilema que el seguro de salud que él tiene en la empresa donde labora apenas le cubre un máximo de 7 mil pesos.

Francis, tímido en el trato con los demás, se le hace prácticamente imposible ponerse él mismo al frente de una campaña en busca de fondos para costear el cáncer que le afecta desde hace un buen tiempo.

Sus hermanos y hermanas tampoco tienen esa dinámica natural de abrirse puertas con tal de mendigar solidaridad para intentar curar a su pariente. Entendemos que el tratamiento de las enfermedades no debieran de estarse mendigando, y mucho menos las de peores riesgos.

Con el caso de Francis y de tantos infelices dominicanos que sufren enfermedades catastróficas, queda demostrado que enfermarse no debe estar dentro de los parámetros de los pobres en República Dominicana. Sencillamente, resulta imposible costear una enfermedad, y mucho peor si esta tiene el sello de catastrófica.

Este joven tuvo la oportunidad de que quien escribe le adelantara una gestión ante el Ministerio de Salud Pública para que le costearan algunas de las once quimioterapias que tiene que aplicarse en el Oncológico. Se consiguió una comunicación en esa institución estatal de, de primera intención, pensamos sería de gran ayuda.

Pero vaya usted a ver. Cuando Francis y una de sus hermanas acudió al área de caja del Oncológico, sencillamente allí le comunicaron que “Salud Pública tiene el crédito cerrado aquí, y esa carta no te vale de nada”.

Mientras tanto, Francis corre el terrible dilema de no poder curarse ni ver crecer a su hijo, como otros miles de pacientes de cáncer en este país.

 

 

 

Por Felipe Mora. felipemora56@gmail.com